jueves, 3 de septiembre de 2009

Duermo

Sueños de chocolate caliente en el fogón, volver a casa para encontrar todo
tirado por el suelo, un faro que me guia al purgatorio de putas y alcohólicos.
Todo en desorden en un mundo de pigmeos, puertas corredizas de moteles
baratos, el humo de puros de dictadores promiscuos, niñas con sus cortas
faldas que rozan las rodillas de esto, presidentes derrocados. Un cordel de
hilo mil veces enredado por gatos que ríen, los sueños se desprenden de los
arboles para caer presurosos a tierra.
Mi corona de rey vikingo oxidandose en la nevera, los búhos escondidos en
la biblioteca aprendiendo versos de memoria, encontrar mi cabeza guardada
en tu mesa de noche.

Sigues enfadada porque no despierto de este largo sueño, me sacudes fuerte,
con rabia, con ternura, algunas plumas de mi alas saltan al suelo...No
despierto de este falso, pero agradable sueño.
Mañana al despertar, te dire lo que quieres oir.

1 comentario:

Cindy Muñoz dijo...

y veo caer los sueños como hojas de otoño, nado entre ellos, te cojo de la mano, nadamos, jugamos a besar uno que otro sueño y nos vamos nadando a prisa... un sueño multicolor se inflo como glo y las plumas penetraron nuestras espaldas, nos fuimos detras de aquel sueño...